BLUEBELL COFFEE
20 enero, 2016
0

Decoración de interior

Para muchos, el café es más un asunto de necesidad que de disfrute. En España consumimos café con una ansiedad que es mera urgencia por despertaros. Ignoramos su sabor, por eso la mayoría del café que nos sirven es de una calidad cuestionable, de la variedad Robusta. Además, con frecuencia se prepara de forma tan descuidada y primitiva, que uno piensa que el camarero no tiene ni idea de lo delicado que es en realidad este producto. Si bien es verdad que parece que por fin estamos despertando y tomando cierta conciencia, las cafeterías convencionales siguen tratando todas de la misma manera el café. Por todo esto, nacen las cafeterías de tercera generación. Una revolución surgida en los años 90 en EE.UU, y que a partir de ahí ha cogido mucha fuerza en otros países como Australia o Nueva Zelanda. En España, este movimiento comenzó hace 4 años en Barcelona con Nomad y Satán’s.

“En este tipo de cafeterías trabajamos solo con café de especialidad, apenas el 10% de la producción mundial. Nuestro café es de la variedad Arábica, de mucha más calidad que el Robusta, el que más se consume en España”.

En Valencia, la primera cafetería de tercera generación se llama Bluebell Coffee. Un espacio de diseño optimista, que a media mañana está lleno de gente que disfruta de su café, espresso o filtrado, con mucha tranquilidad. Detrás de la barra está Marian, precursora, junto a su hermana y cuñado, del café de especialidad en esta ciudad. “Viviendo en EE.UU conocí las primeras cafeterías de tercera generación. Después, buscando por internet, vi que había una autentica locura por todo esto y me metí de lleno en este mundo. Una vez que pruebas un café de calidad es difícil dar marcha atrás. Me he ido formando como barista, y todavía sigo haciéndolo, es un mundo relativamente joven y todos estamos en continuo aprendizaje”.

Ahora, Marian entiende perfectamente, y explica, que todo el proceso de origen del café es muy largo y laborioso. Tanto la recolección, como el desplumado, lavado o secado, están muy cuidados. Igual que el proceso de tostado. De hecho, los microtostadores como D. Origen en el Albir, con el que trabaja Bluebell, tuestan de manera artesana, y las cafeterías demandan producto cada semana, porque “desde que se tuesta, tienes un mes para disfrutar al 100% de ese café, a partir de ahí la calidad baja. Por eso aquí tenemos siempre información sobre el café que estamos utilizando, origen, fecha de tueste o información sobre los productores”.

Para preparar uno de estos cafés, no basta con tener la mejor máquina de espresso del mercado, tampoco, medir a ojo cantidades o tiempos. Los cafés de especialidad son complejos de trabajar, porque son complejos botánicamente. “Un café de especialidad mal preparado puede saber peor incluso, que un café Robusta”.

Aunque en Bluebell Coffee trabajan para que el café, y solo el café, sea el protagonista, esta selección, variada y rotativa, comparte carta con platos dulces como el porridge de chocolate, desayuno típico escocés, a base de avena cocinada con cacao, jengibre, confitura casera de naranja, semillas de sésamo y naranja natural. También, con el pudín de chia con caqui, y otros tantos platos salados para la hora de la comida o brunch; huevos benedictinos, pad thai de tofu y gambas, ramen de tonkotsu o hamburguesa de ternera. “No son platos muy convencionales nos gusta variar y ofrecer cosas diferentes con influencias de otras culturas”.

Café con corazónParedes decorativas en el BlueBell coffeeMostrador con dulcesVasos para llevarCafé denominación de origen Cocina con encantoMaquina de caféPreparando caféCafé recién hechoAcompañando al caféCafé decorativoSirviendo caféListo para beberMarian en la barra

BLUEBELL COFFEE

Calle Buenos Aires 3, Ruzafa (Valencia)
963 22 54 13
facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario